Cada vez más, somos más conscientes de la importancia y la responsabilidad que cae sobre nosotros a la hora de preservar nuestro planeta, y poner un granito de arena en todas las decisiones y acciones que tomamos en nuestro día a día. Por este motivo, ya sea en nuestra rutina o en planes de futuro, buscamos alternativas que nos ayuden a seguir con este estilo de vida eco-friendly.
Ahora más que nunca, en el momento de realizar una reforma en nuestra vivienda tenemos en cuenta aspectos cómo, qué tipo de materiales utilizamos, si son reutilizados o si su fabricación ha sido respetuosa con nuestro planeta, ya que la preservación de los materiales primarios está en mano de todos.
Desde Keragres, concienciados con el medioambiente y especialistas en el sector, somos conscientes de la importancia de utilizar materiales sostenibles, teniendo en cuenta las necesidades de la reforma, sus características y el espacio.
Por ello, te recomendamos el fabricante de cerámicas Pamesa. Aporta y ofrece grandes soluciones para introducir de forma sostenible desde azulejos, baldosas o esmaltados en una infinidad de espacios dándole un toque identificativo a paredes y suelos. En Keragres podrás encontrar una amplia variedad cerámicas de dicha marca, todas ellas certificadas por la entidad AENOR GlobalEPD (Declaración ambiental del producto) y verificada de acuerdo con las Normas E ISO 14025:2010 y EN 15804:2012.
Como distribuidores oficiales de la marca ofrecemos, además de consejo sobre qué tipo de material concuerda con tu nuevo espacio, una amplia variedad de acabados, texturas y colores de distintos materiales como baldosas, porcelánicos y esmaltados, sin dejar de lado nuestro lado más trendy.
Su composición de materiales de alta calidad y sostenibles se basa en, materias primas como arcillas, material cerámico reciclado, etc. Y para su decoración, materiales como pigmentos, alúmina calcinada, circón y mucho más.
Todo su proceso de fabricación pasa por varios estándares protocolarios dónde, se indica el impacto, el uso de recursos y los residuos que ha generado dicho proceso. Obteniendo parámetros respetuosos con la normativa medioambiental certificando así, la garantía de que su utilización posterior tampoco será negativa ni perjudicial con aire, suelo o agua.